mercacei.cibeles.net
Edición 2015    23 de octubre de 2021

opinión

El maldito coronavirus ha cambiado -o mejor dicho, sacudido- nuestras vidas y el sector oleícola, obviamente, no permanece ajeno a esta implacable realidad. Rafael Cárdenas, director del Centro de Excelencia de Aceite de Oliva de GEA, ha querido compartir con los lectores de Mercacei una certera y brillante reflexión a distintos niveles sobre el actual escenario mundial impuesto por el virus y sus repercusiones y consecuencias para el sector oleícola internacional.

El olivar tradicional tiene que ser capaz de buscar su diferenciación generando un valor añadido que le permita obtener un precio adecuado que asegure su supervivencia. Porque en la actual coyuntura sólo sobrevivirán aquellos que sean capaces de generar ventajas competitivas a menos que entre todos consigamos incrementar la demanda mundial.

Por Joaquín E. López, director de la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo de Oliva (ANEO)

El trabajo de las orujeras sustenta, medioambientalmente hablando, al resto del sector oleícola, al valorizar todos los subproductos generados en las almazaras de forma eficiente y responsable.

Por Aníbal Jiménez Sánchez, jefe de Servicio en el Mapama y experto en mercados oleícolas

Últimamente venimos oyendo con demasiada frecuencia que el aceite de oliva ha subido mucho, y que es caro. La afirmación anterior, ¿está basada en fundamentos reales o ha pasado a formar parte de la tan de moda posverdad? Analicemos por partes: primero veamos si efectivamente el precio del aceite de oliva ha subido en los últimos meses; y, en segundo lugar, si es caro.

  • 1