mercacei.cibeles.net
Edición 2015    15 de agosto de 2022

informe

En 2019 descendió por primera vez la superficie de olivar mundial de 11,7 a 11,5 millones de hectáreas. Una de las causas fue el destino de tierras a otros cultivos leñosos como almendro, aguacate, frutos rojos o pistacho. Así, la plantación anual media cayó hasta las 25.000 ó 30.000 hectáreas y se abandonaron algo más de 210.000 hectáreas de olivar tanto tradicional como moderno en los 65 países productores de aceite de oliva.

Un informe elaborado por expertos del Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias-Fundación Lafer destaca que en el ámbito de la exportación se mantiene invariable año tras año el reto de la creación de valor, al que se une en la actualidad la digitalización.

Debido al aumento de la producción de aceite de oliva en la Unión Europea (UE) en la campaña 2018/19, se espera que la fuerte demanda mundial de este producto y una menor disponibilidad en países no comunitarios conduzcan a un récord de exportaciones europeas, según el último informe de perspectivas a corto plazo para los mercados agrícolas publicado por la Comisión Europea (CE).

La producción turca de aceite de oliva se reducirá un 26,5% en la campaña 2018/19 hasta 194.000 toneladas debido a las adversas condiciones climáticas, según un informe elaborado por analistas del Servicio Agrícola Exterior (FAS, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

El Segundo Informe sobre el Sector del Aceite elaborado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada concluye que el aceite de oliva necesita una norma de calidad única, que permita eliminar el fraude que se produce en su elaboración y comercialización, le proporcione valor añadido y asegure su futuro.

El aceite de oliva está sometido en España a un proceso acelerado de banalización, de desprecio de su valor real, que pone en peligro el futuro de todo el sistema agrario e industrial vinculado a este producto. Esta es la principal conclusión de un informe elaborado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada sobre la viabilidad del sector oleícola en España.

Esta una de las conclusiones que se pueden extraer del Informe del Consumo Alimentario en España 2017, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Según este documento, el AOVE es el tercer tipo de aceite más consumido en nuestro país (con un 21,4% de participación en volumen) y su presencia aumentó en los hogares españoles al cierre de año 2017 en un 6,9%. El fuerte incremento de su precio (+5,2%) le llevó a elevar su facturación un 12,4%. Este tipo de aceite es el que tiene el precio más alto de la categoría, situándose en 4,47 euros el litro (un 49% más que la media).

Las llamadas “fake news” y los últimos sistemas de etiquetado nutricional son el nuevo caballo de batalla de la Asociación Italiana de la Industria Oleícola (Assitol), que reivindica para combatirlos iniciativas que promuevan y extiendan la cultura del aceite de oliva virgen extra entre los consumidores y, para ello, pide la colaboración del sector y las instituciones.

El pasado año el incremento de valor más importante en el comercio exterior español lo experimentaron los aceites y grasas (25%). Este grupo de productos destacó por el aumento tanto en las exportaciones (16,3%) como en las importaciones (27,2%). Y la causa de esta evolución residió en el aceite de oliva, como motor de exportación. Así lo recoge el Informe Anual de Comercio Exterior Agroalimentario 2017 publicado recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Ecovalia ha publicado un informe científico que califica como “el más riguroso que se conoce sobre cambio climático y agricultura ecológica”, en el que se ofrecen datos sobre la reducción de la huella de carbono por kilo de producto en diferentes sectores: cereales, subtropicales, cítricos… De entre todos ellos, destaca el olivar, cuyo cultivo ecológico consigue neutralizar la huella de carbono.

En Taiwán, según un estudio de mercado elaborado por el ICEX, el creciente interés de los consumidores por los productos saludables ha impulsado las compras de aceite de oliva virgen extra, penalizando las ventas de aceite de oliva refinado. Un factor decisivo han sido los escándalos alimenticios ocurridos entre los años 2013 y 2014, que han disparado la demanda de aceites comestibles de mayor calidad en la isla. Dada la baja tasa de natalidad de la región y el envejecimiento de la población, el estudio recomienda comercializar el producto en formatos pequeños, de entre 0,5 l. y 1 l.

Un informe publicado por el EAE Business School revela cómo, tras la crisis, la presencia de las marcas de distribución (MDD) -conocidas popularmente como marcas blancas- han experimentado un estancamiento o incluso un retroceso en su progresión, en categorías como la de aceites.

El retraso medio en los pagos de las empresas del sector agrícola, que suponen el 2 % del total nacional, se ha recortado en 12,20 días desde 2010, según el "Estudio sobre comportamiento de pagos de las empresas del sector agricultura" publicado por Informa D&B (compañía filial de CESCE). La proporción de empresas del sector que cumplen con sus pagos puntualmente llega al 61 %, por encima del porcentaje general que es de un 55 %.

Según datos del ICEX, con el 59% del volumen y el 51% del valor del total de exportaciones, España continúa siendo el país exportador líder en el mercado del aceite de oliva en Japón, una nación dependiente de las importaciones de este producto casi por completo. Cabe destacar que el 77% del aceite de oliva importado corresponde a virgen extra y los envases más reclamados son los de 250 y 500 ml.

La EAE Business School ha presentado el informe "La alimentación saludable en España", que recoge que el consumo per cápita de aceite de oliva en 2016 fue de 8,51 litros por persona, lo que equivale a un gasto de 28,1 euros; mientras que por Comunidades Autónomas, las que registran un mayor consumo per cápita son Cantabria (9,97), Asturias (9,83) y Galicia (9,81).