mercacei.cibeles.net
Edición 2015    23 de octubre de 2021

economia

El maldito coronavirus ha cambiado -o mejor dicho, sacudido- nuestras vidas y el sector oleícola, obviamente, no permanece ajeno a esta implacable realidad. Rafael Cárdenas, director del Centro de Excelencia de Aceite de Oliva de GEA, ha querido compartir con los lectores de Mercacei una certera y brillante reflexión a distintos niveles sobre el actual escenario mundial impuesto por el virus y sus repercusiones y consecuencias para el sector oleícola internacional.

La Universidad de Jaén (UJA) acogerá del 24 al 27 de junio el XXXIV Congreso Internacional de Economía Aplicada Asepelt 2020, un encuentro referente para los investigadores de este campo que se convertirá en una oportunidad de debatir y discutir el trabajo realizado por los especialistas en este ámbito, organizado por el Departamento de Estadística e Investigación Operativa de la UJA y la Asociación Internacional de Economía Aplicada. Para esta edición, el lema elegido ha sido la "Economía del Olivar", que pone el acento en las actividades de promoción, venta y distribución del aceite, su implicación económica y social en las zonas rurales de gran parte de España y el desarrollo sostenible.

El subsector de aceites y grasas ha soportado en 2018 un tímido avance de la demanda interna, a tenor de los resultados presentados por el nivel de consumo per cápita que proporcionan las estadísticas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), con valoraciones medias del gasto que se mantienen en torno a 32 euros.

Durante los últimos cinco años, el consumo de aceite de oliva en nuestro país ha caído 0,7 litros por persona y el gasto se ha incrementado en 8,1 euros per cápita, según el informe que la agencia estatal Mercasa elabora anualmente basándose en la información aportada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a través de los Paneles de Consumo Alimentario.
  • 1