mercacei.cibeles.net
Edición 2015    26 de mayo de 2022

cambio climático

El proyecto LIFE Agromitiga trata de implantar estrategias que favorezcan la capacidad como sumidero de carbono del suelo. Los primeros resultados obtenidos en los ensayos realizados muestran la influencia que ejercen las condiciones climáticas y el manejo del suelo en los stocks de carbono en los suelos agrícolas, según ha informado el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) en su página web.

Un estudio de la Universidad de Córdoba (UCO) junto al CICGE (Centro de Investigação em Ciências Geo-Espaciais, Faculdade de Ciências, Universidade do Porto) ha investigado cómo afectará el cambio climático a uno de los principales pilares económicos de la región andaluza: el olivar. En este sentido, los investigadores se han servido de una herramienta conocida como Modelo de Distribución de Especies, que predice las zonas adecuadas para la presencia de una especie en función de las características ambientales.

Un trabajo sobre los efectos del cambio climático en la floración y la producción del olivo titulado "An approach to global warming effects on flowering and fruit set of olive tres growing under field conditions" ha resultado ganador del V Premio Internacional Castillo de Canena de Investigación Oleícola "Luis Vañó", dotado con 6.000 euros, placa acreditativa y publicación del trabajo, que convoca la empresa oleícola jiennense con el apoyo de la Universidad de Jaén (UJA) y la Universidad de California en David (UC Davis) de Estados Unidos.

¿Cómo pueden los olivicultores preparar sus explotaciones para hacer frente al cambio climático? A través del programa europeo LIFE, una explotación siciliana aplica soluciones ecológicas para lidiar con las plagas y que sus olivares sean resistentes a las condiciones climáticas extremas.

Citoliva celebró ayer la última reunión anual de su patronato en la que se aprobó el Plan de Actuación para 2020, que la Fundación afronta con los objetivos de ampliar y modernizar la infraestructura y el equipamiento existente en su Cooking LAB -cocina experimental dedicada al aceite de oliva-; ampliar el alcance de los análisis realizados en su laboratorio físico-químico acreditado por la ENAC; y dar los últimos pasos para acreditar el laboratorio sensorial.

La celebración en Madrid de la Cumbre del Clima (COP25), que finalizará el próximo 13 de diciembre, está sirviendo, entre otras cosas, para poner de manifiesto la apuesta de la sociedad española por un futuro sostenible. Pero también para reivindicar el papel que el sector agrario tiene como guardián del medio ambiente. En este sentido, el olivar es un magnífico ejemplo de cómo todo un sector trabaja para luchar por un futuro más verde.

Expertos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y del Joint Research Centre (JRC) de Ispra (Italia) han llevado a cabo una investigación para estudiar la acumulación de frío en la Península Ibérica y en Baleares en un futuro cercano (los próximos 30 años), y evaluar también la situación a finales de siglo. De esta manera, han logrado obtener información sobre la viabilidad de un cultivo en una determinada región para considerar su reubicación a otras zonas si ello fuera necesario debido al cambio de temperaturas.

El clima extremo, incluidas las recientes olas de calor en muchas partes de la UE, ya están causando pérdidas económicas para los agricultores y para el sector agrícola de la UE. El cambio climático futuro también podría tener algunos efectos positivos debido a temporadas de cultivo más largas y condiciones más adecuadas, pero estos efectos serán compensados ​​por el aumento de impactos adversos que afectan negativamente al sector, según se desprende del informe "Adaptación al cambio climático en el sector agrícola en Europa" de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Investigadores del Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (UCO), en colaboración con el de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Sevilla, el Ifapa Venta del Llano de Jaén y el Centro Tecnológico del Olivar y el Aceite (Citoliva) han comprobado la incidencia del cambio climático en el olivar. Tras simular las condiciones de un aumento de temperatura de cuatro grados en dos variedades de aceituna, los expertos concluyen que se produce una reducción de la cantidad de fruto, se adelanta la maduración y se reduce la pulpa, por lo que se obtiene menos aceite.

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Sevilla ha impulsado un nuevo consorcio que trabajará durante los próximos cuatro años en la realización del proyecto Life Agromitiga (Development of climate change mitigation strategies through carbon-smart agriculture), que pretende desarrollar estrategias de mitigación del cambio climático mediante una agricultura que haga un uso inteligente del carbono.

El grupo AGR-119 de la Universidad de Córdoba (UCO) ha participado en el proyecto europeo Olive-Miracle, liderado en el centro docente cordobés por el catedrático Francisco Villalobos, a través del cual se pretenden optimizar las estrategias de manejo para el cultivo del olivar en la Cuenca Mediterránea.

La Facultad de Farmacia de Madrid acogerá el próximo 17 de junio una jornada en la que se presentarán los resultados del proyecto AdaptCOliva, que busca poner en marcha un protocolo de manejo del suelo en olivar que maximice el desarrollo de la estructura edáfica (relativa al suelo) como mecanismo de adaptación al cambio climático.

El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) ha informado de que trabaja en el desarrollo de estrategias que mitiguen los efectos negativos de un posible calentamiento global sobre el cultivo del olivo.

El cambio climático pone en riesgo la viabilidad comercial a medio plazo de los cítricos, la vid y el olivo. Un estudio del grupo de investigación en Ecofisiología y Biotecnología de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) -elaborado en colaboración con científicos de Francia, Grecia y Reino Unido- advierte de que los efectos del calentamiento global reducirán la productividad de estas tres especies de frutales tradicionales e icónicos de la Cuenca Mediterránea.

Dcoop celebró ayer en su sede un grupo focal con el fin de evaluar la herramienta para el olivar diseñada por el proyecto europeo MED-GOLD, cuyo objetivo es convertir el conocimiento de los datos y las predicciones climáticas a distintas escalas temporales y espaciales en información útil para la toma de decisiones de este cultivo, además de la vid y el trigo duro.