mercacei.cibeles.net
Entrevista a Nieves Herrero, periodista y escritora 

Entrevista a Nieves Herrero, periodista y escritora 

viernes 20 de junio de 2014, 19:02h

“Me he hecho una fan cien por cien del AOVE”

 

Nieves Herrero ha dado un paso más en su dilatada trayectoria profesional y se ha adentrado en el mundo de uno de los productos estrella de la gastronomía española, el aceite de oliva. La periodista y escritora madrileña lleva un año entrevistando a destacados personajes de la política, la cultura o la gastronomía para el diario digital La Voz Libre, una colaboración periódica que le está permitiendo conocer a fondo este producto y apreciar su importancia para la dieta y sus indudables beneficios para la salud. Entusiasta del aceite de oliva virgen extra, asegura que es un alimento clave que debe asociarse a una vida sana y moderna.

¿Cómo se le ocurrió la idea de comenzar con este tipo de entrevistas relacionadas con el mundo del aceite de oliva virgen extra (AOVE)?

Me lo propusieron. Tristemente no fue una idea mía, sino de Manuel Romero, un antiguo compañero de profesión, que tiene un periódico digital y le interesaba que hiciera entrevistas para el mundo del aceite. Pensaba que iba ser muy limitado, pero he descubierto que no tiene fin. Tengo verdadera pasión por el mundo de los alimentos.

 

Ha entrevistado al presidente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, Pedro Barato, al director gerente de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, Álvaro González, y a cocineros como Paco Roncero y Alberto Chicote, entre otros muchos. ¿Qué conclusiones saca después de haber entrevistado a estos profesionales del aceite de oliva de tan diferentes ocupaciones? ¿Qué percepción o cómo ha cambiado su percepción desde el comienzo de estas entrevistas?

La percepción que tengo es que el aceite ha estado arraigado a nuestra cultura miles de años. Se podría decir que el aceite va en nuestros genes, lo que sucede es que no le hemos dado la atención ni el lugar estrella que se merece. Forma parte de nuestra cultura y es un alimento de primera, que nos está aportando muchas vitaminas y antioxidantes, y cuando es zumo puro de aceituna es la mayor maravilla, es un auténtico tesoro.

 

¿Qué papel cree que juegan o cómo lo están haciendo las personas que ha entrevistado? ¿Cree que realmente generan conocimiento y divulgación con lo que hacen?

Creo que cada uno, a su manera, hace lo que puede por el mundo del aceite. Si bien es cierto que existen muchas actividades e iniciativas particulares, falta un gran impulso y un esfuerzo aglutinador en torno al aceite de oliva, incluso a nivel legislativo, con leyes que defiendan y protejan un producto tan maravilloso. Falta auténtica identificación y responsabilidad. No obstante, hay almazaras muy buenas, que ofrecen aceites de oliva tan exquisitos, que cuando los pruebas ya no das un paso atrás y quieres seguir investigando con el mundo de los sabores y vivir nuevas aventuras, porque para mi, tomar aceite, es una aventura.

 

¿Ha aprendido algo de las personas del sector que ha entrevistado que le haya sorprendido especialmente?

Las investigaciones del doctor Eduard Escrich me han parecido muy importantes, especialmente, para el cáncer de mama y el de próstata. He aprendido que todo tiene un límite, que no se debe abusar de determinados aceites y que tenemos que dedicarnos en cuerpo y alma al virgen extra, ya que todas las investigaciones están demostrando que puede ser incluso protector para estas enfermedades.

 

¿Cuál ha sido su relación con el aceite de oliva desde niña? ¿Qué consideración le merecía? ¿Cómo lo usaban en casa, qué tipo, para qué...?

En casa, jamás se han utilizado aceites que no fueran de oliva; el problema es que el virgen extra entró en mi cocina hace relativamente poco tiempo porque siempre consumíamos aceite de oliva refinado. En Madrid tomaba aceite Carbonell,  que es el que mi madre adquiría, por lo que yo repetí comportamiento y compraba el mismo producto. Hace 20 años fue cuando empecé a educarme en otros aceites, viajaba a Andalucía y siempre me llevaba aceite de oliva para Madrid. Con el tiempo, he ido aprendiendo y he comenzado a entrevistar a gente entusiasta del virgen extra que me ha educado en este tipo de aceite. Me he hecho una fan cien por cien del aceite de oliva virgen extra y mi reto es seguir conociendo y probando nuevos AOVEs, ya que es un momento de reencontrarte con la naturaleza.

 

¿Cuáles son los que le gustan?

Me gustan los aceites intensos; me he hecho fan de la aceituna alfafarenca, por ejemplo, que es un variedad muy escasa. También me gusta mucho la picual y ese plus que aporta a la cocina un aceite absolutamente verde. La variedad cornicabra también está muy bien.

 

En su opinión, ¿cómo se trata el AOVE en la restauración y en el canal Horeca?

Estoy muy apenada porque no veo que exista mentalización y no en todas partes se cocina con el aceite adecuado. Si voy a un restaurante quiero calidad, por lo que considero necesario un movimiento a favor del virgen extra.

 

¿Qué idea tienen sus amigos de profesión y de medios de comunicación del AOVE? ¿Lo conocen? ¿Está de moda? ¿Es algo emergente?

No lo conocen, creen que lo están haciendo bien y utilizan el mismo aceite para todo. Tampoco existe una cultura y no se nos ha enseñado que lo tenemos que cuidar; y aunque el aceite de oliva ya está de moda, se tiene que poner a la vanguardia, que haya un movimiento de gente que asegure que toma virgen extra.

 

España es el primer productor a nivel mundial de aceite de oliva, con unos vírgenes extra de altísimo nivel. A pesar de ello, existe un gran desconocimiento por parte del consumidor. ¿Cree que el asociar este producto a la imagen de una persona conocida contribuiría a promocionar el aceite de oliva, sus bondades y su consumo? ¿Qué cree que se debe hacer para promocionar su uso y divulgar sus virtudes?

Pediría que, además de contar con la imagen de una persona conocida, se explique por qué el virgen extra es tan bueno y que cuando se consume tiene todas las garantías de que es saludable.

 

¿Qué percepción tiene de España como productor? ¿Y de otros países? ¿Cree que se conoce el aceite español en el mundo?

Está costando mucho que la marca española se libere de lo caro; por ello, creo que es necesario que se lleve a cabo una campaña en el extranjero en la que se explique que la calidad es sinónimo de barato y que es una apuesta por la salud. Merece la pena.

 

El aceite de oliva siempre ha simbolizado la cultura mediterránea, la historia ancestral de España, su estilo de vida, sus costumbres gastronómicas... Además, cuenta con más beneficios saludables que cualquier otro producto alimenticio. ¿Cree que esta idea la percibe el consumidor? ¿Sería importante incidir en ella como un argumento para acercar el producto a la gente?

Es fundamental insistir en los beneficios saludables del aceite de oliva virgen extra y es muy interesante que nos hablen de este producto. Habría que poner en marcha campañas de promoción y llevar el aceite a las escuelas, a los jóvenes y al consumidor, así como enseñarles que adquirir aceite de oliva virgen extra es una apuesta por su salud y por una vida sana y moderna. Es fundamental y hay que hacerlo.